ZOOFILIA

                                                                                            ZOOFILIA
-Desde luego, la cantidad de gente que se acercó a ver la Feria de Ganado de las Fiestas de San Pedro, era tanta que más que de tratantes del asunto, es como si estuviéramos ante un acto de zoofilia.
-¿Qué significa zoofilia? ¿Qué te gustan los animales?
-Si, pero que te gustan demasiado, hasta hacer el amor con ellos.
-Ah. Pues eso no lo creo; aunque es verdad que los animales tienen buena planta. Los caballos eran bonitos, las cabras tenían aspecto de cabras, y como dice el siempre maestro, del saber y del flamenco, D. Fermín Vega, el camello es quien tiene dos jorobas porque sólo con un par se puede formar en su lomo esa especie de “cama”.
-Veo que estuviste; yo también; aunque por cierto, espero que esta vez la Diputación no haya vuelto a pagar o dejar instalarse gratis a las casetas que formaban la oferta culinaria.
-¿Te refieres a las carpas del exterior donde se podía comer?
-Si. Pegaban unas clavadas que eran una burrada. Por lo demás, la sorpresa de ver animales dentro del sacrosanto Recinto Ferial, estuvo bien resuelto por los encargados de la asistencia técnica.
-Hombre, Gobierna, y también estuvo bien que Covadú obsequiara con cañitas de cerveza. ¿Será que se van a dedicar al negocio de la birra?
-No digas asnadas Peromato.
-Por cierto; hablando de burradas ¿te has enterado de la animalada de ese candidato a Consejero de Una Caja de Ahorros, que compraba cada voto por 100 €?
-Bueno, eso es tremendo, pero la burrada ya se sospechaba cuando veías que había candidaturas que mezclaban partidos de derecha e izquierda, sindicatos de todo tipo y trapo, e incluso confederaciones de empresarios de todos los tamaños, importando poco fueran del campo, de la industria, del comercio.
-Si, me enteré, y me llamó la atención que aparecieran candidaturas tipo “arca de Noé”, es  decir, compuestas por un par de animales de cada especie.
-Pues ahora, a ese que compró los votos a 100 € en la puerta del colegio electoral, lo quieren largar entre todos los demás por inmoral.
-Pues me parece mal. Al fin y al cabo, ese fue el único candidato que ha llamado “al pan, pan y la vino, vino”. Habría que hacerle un monumento por descubrir el pastel de  lo que los otros ventilaban, avergonzados, en la trastienda; porque , ¿tú sabes lo que vale un consejo de un “consejero de caja”?
-Algo he oído; pero me parece tal animalada que no me lo creo. Al parecer no les pagan, pero les compensan. La entidad convoca, como mínimo, tres reuniones al mes, a 500 € cada una. Y además, como las cajas son un “cajón sorpresa”, suelen tener empresas consorciadas, o algo así; en número tal que, repartiendo los consejeros por ellas, a cada uno le suelen tocar otras tres reuniones al mes, con la misma compensación.
-No me fastidies. ¿Insinúas qué un consejero de estos se puede meter en el bolsillo cerca del medio millón de pesetas al mes? Entonces, no me extraña que quieran anular la candidatura de quien tiró de la manta con su descaro al comprar votos anunciándolo. Así, con la disculpa de combatir una conducta inmoral, ocultan la suya, de alianzas contra-natura, y de paso, si consiguen ganar más puestos de sabios consejeros, pues a forrarse “con el interés más desinteresado”
-Oye; esta forma de forrarse, que encima no dan ni clavo, ¿no será la que motivó que en el último pleno Maillo, el Presidente de la Diputación, renunciara sin explicación, a  ser consejero de Caja España para pasarle la “cruz” al Vicepresidente Aurelio Tomás?
-Pues no lo se; pero cada vez hay más que identifican “hacer patria con hacer es caja”.       
          FRANCISCO   MOLINA. ¿Año 2008?