UTILIZAR DE FORMA CORRECTA CUANTO (CON TILDE O SIN ELLA) CUANDO Y CONTRA


UTILIZAR DE FORMA CORRECTA CUANTO (CON TILDE O SIN ELLA) CUANDO Y CONTRA
               En esta entrada vamos a explicar la forma correcta de utilizar ciertas palabras y expresiones que aunque son muy utilizadas y conocidas, en demasiadas ocasiones se emplean mal, bien por usarse de forma demasiado coloquial o por ignorar las reglas de su utilización. Aunque pueda parecer que no tiene demasiada importancia, no está de más recordar que cuanto mejor se escriba mayores posibilidades hay de que nuestros proyectos acaben bien, y que un detalle así, aunque sea insignificante, puede decidir que nuestra obra sea publicada o no. Vamos allá.
No confundas “cuándo” y “cuánto”
            Utilizamos “cuándo” y “cuánto” para hacer preguntas o cuando tiene valor interrogativo o exclamativo.            “Cuándo” se emplea relacionado con el tiempo (pasado, presente, futuro):
—¿Cuándo empieza el festival de Manga? —¿Hasta cuándo dura este tormento de película? —Hasta cuándo irá Manuela a la fuente, no lo sé… —¡Cuándo vamos nosotros, todo mejora! —¿Cuándo lloverá?
            “Cuánto” se utiliza cuando se quiere expresar cantidades:
—¿Cuántos vamos a ir al festival de Manga? —¿Cuánto dura la película? —¿Cuántas fuentes hay en el pueblo? —¿Cuánto lloverá? —¡Cuántos coches tienes!
“Cuanto” y “cuánto”
            “Cuánto”, “cuánta”, “cuántos” y “cuántas” se escriben con tilde diacrítica cuando tienen valor interrogativo o exclamativo, ya sea en oraciones interrogativas y exclamativas directas, ya sea en las correspondientes indirectas:
—¿Cuántos cómics tienes? —¿Cuánta leche cabe en ese recipiente? —No sé cuánto cobra —¡Cuántas vacas hay en este prado!
            Existe una excepción a la regla, que es cuando “cuánto” admite la sustantivación anteponiéndole un determinante. Siendo así, conserva entonces su tilde. Pongamos un ejemplo para tenerlo más claro:
—Se sabe el cuánto, pero no el cuándo, ni el cómo…
            En todos los demás casos se escribe sin tilde. Sigamos con los ejemplos:
—Anota cuanta taza encuentres, Felipe. —Cuanta más razón tienes, más pesada te pones. —Para leer, unos cuantos libros mugrientos.
Se usa “cuanto más”, no “contra más”
            Ojo con esta expresión que cada vez se escucha más, peor todavía, se utiliza de forma incorrecta en la escritura. Con frecuencia escuchamos cosas como “contra más fuerte seas, mejor te podrás defender” o  “contra más gastemos en fichajes, mejor será el equipo”. Lo correcto es decir lo siguiente:
—Cuanto más fuerte seas, mejor te podrás defender. —Cuanto más gastemos en fichajes, mejor será el equipo.
            Las expresiones “contra más” y “contra menos” no son adecuadas para utilizarlas con el sentido de “cuanto más” y “cuanto menos” según se recoge en el Diccionario panhispánico de dudas y como explica la Real Academia de la Lengua Española (RAE). El error deviene en utilizar impropiamente la preposición “contra”, que siempre tiene significado de “oposición a”.            En su lugar, lo adecuado es utilizar “cuanto”, que expresa cantidad, siempre en concordancia con el sustantivo que va detrás, tal y como se ha podido comprobar en los ejemplos expuestos.            Hay un fenómeno muy popular que se emplea sobre todo en los países iberoamericanos (especialmente en México y el área centroamericana), que son las expresiones “cuantimás”, “contimás” y “contrimás” que en ningún caso son correctas. No obstante, debido al uso coloquial y extendido de ciertas expresiones como “mientras más” y “entre más” (en el área parlante ya mencionada), el Diccionario panhispánico las ha terminado de aceptar como formas correctas y dentro de la norma culta.            Recuerda no confundir “cuándo” y “cuánto”.            Si todas estas expresiones erróneas no son aceptables en su forma hablada, en su forma escrita lo son menos. Procura no cometer estos errores en tus obras pues corres el riesgo de que nadie las lea por lo mismo. Eso sí, puedes colocar a propósito estas expresiones mal utilizadas en los diálogos de personajes en los que quieras dar una imagen de analfabetismo, un uso muy coloquial del idioma o para incidir en que la persona pertenece a determinada clase social o zona de un país. Un pequeño ejemplo:
—Caballero, ¿puede decirme dónde se encuentra la gasolinera más cercana? —¡Kia! Acá no hay gasolineras de’sas. Camine usté campo través, anda lejos, pero contra más camine, más rápido ha llegaó.
            Esto es todo. Nos vemos en la próxima entrada.